Blog

Últimas noticias

Como reformar o rehabilitar una casa antigua

Como optimizar la reforma de una casa antigua

Evidentemente, la reforma de una casa en ruinas es todo un reto: conlleva más trabajo y esfuerzo que otras viviendas menos dañadas por el tiempo y el desuso. Lo que no todos ven y entienden es que, a menudo, los problemas pueden transformarse en oportunidades. ¿Conservar o demoler? ¿Cómo mantener el espíritu original? ¿Como decorar con presupuesto bajo? A continuación detallamos una serie de claves para enfrentarte con éxito a una obra extrema que, con seguridad, necesitará la supervisión y apoyo de un arquitecto.

1.- Busca un arquitecto

Quizás piensas que contratar a un arquitecto para una reforma es demasiado caro pero cuando reformas una casa es muy importante asegurarte que la estructura de ésta esté en buenas condiciones. Puedes preguntar al propietario si ha realizado alguna reforma hace menos de 10 años, si ha reforzado la estructura o si tiene algún informe técnico. Si no, lo mejor es contactar con algún arquitecto.

 

2.- Colchón dentro del presupuesto

Lo mejor es disponer de un presupuesto de “emergencia” en caso de que, durante el transcurso de las obras, surja algún imprevisto. Si tienes el presupuesto justo, plantea la reforma por fases: hay partidas del presupuesto de la reforma de una casa que pueden esperar y que se pueden realizar de forma sencilla una vez estás viviendo en ella. Ventanas, fachada y, en menor medida, suelo, baños. Lo importante es dejar hecho lo imprescindible: reforzar la estructura, el tejado…

3.- Pide licencias de obras

Aunque es un trámite que puede realizar el arquitecto, si estás en proceso de compra es imprescindible que pases por el ayuntamiento para saber si la casa está afectada por algún cambio de ordenación urbanística. De ser así, no se te concedería la licencia de obras mayores.

4.- Pedir presupuestos a constructores

Compara presupuestos. Es muy útil que el arquitecto te haga las mediciones de la obra, para que puedas dar el mismo documento a todos los constructores o reformistas y que todos trabajen sobre el mismo documento y con las mismas calidades.

5.- Dar un aire nuevo a la cocina

Se pueden forrar los armarios con vinilos brillo o mate, las tiendas especializadas ofrecen una amplia gama de estos materiales que, combinados con los muebles antiguos, cambiarán por completo la estética de una cocina vieja. Lo mismo ocurre con las paredes, sustituir los azulejos resulta caro y engorroso, por el contrario, se pueden renovar pintándolos.

6.- Cambiar puertas y ventanas

Es uno de los apartados más caros en la reforma de una vivienda. Si realmente se encuentran en mal estado, debemos plantearnos su sustitución. Si sólo es necesario dar un aire nuevo a las puertas, bastará con lacarlas. La semi-laca, es más fácil de aplicar con un rodillo y resulta todavía más económica. En cuanto al color, blancas o del mismo que la pared, suponen un acierto seguro. Las ventanas quedarán como nuevas si se lijan y se pintan sus Marcos.

7.- Salón

El salón es la estancia principal de la vivienda y donde más podemos dejar volar nuestra imaginación a la hora de planificar una reforma. Si la vivienda dispone de un salón comedor, se puede separar sin necesidad de levantar un tabique, basta con colocar un biombo móvil, una cortina rígida o una puerta corredera, para lograr un “efecto pared” que será reversible para juntar los dos espacios siempre que se quiera

Los textiles juegan un papel fundamental para cambiar el aspecto del salón, nuevas cortinas o combinar el sofá con cojines, darán otro aspecto renovado en la vivienda. También podemos optar por pintar alguna pared o poner un papel decorado.

Con todos estos consejos se puede transformar una vivienda sin necesidad de grandes obras y sobre todo, con poco presupuesto

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *