Blog

Últimas noticias

Consejos para una mudanza más rápida y fácil

Consejos para una mudanza más rápida y fácil

Consejos para una mudanza más rápida y fácil.

Antes de dejar la casa antigua

1. Antes de empaquetar, haz limpieza.

Deshazte de todo lo que ya no te gusta o no vayas a querer.

 2. No vacíes ciertos cajones.

Deja toda la ropa u objetos no pesados dentro de los cajones y limítate a proteger los muebles. Esto los hace más pesados, efectivamente, pero mientras los cajones estén llenos de artículos ligeros (no los llenes de libros), no habrá ningún problema.

 3. Guarda los artículos blandos en bolsas de basura. 

Llena bolsas de basura resistentes con artículos blandos tipo edredones, almohadas, peluches, etc. y úsalas para llenar huecos libres en el camión.De esta manera, se ahorra espacio y, a su vez, se protegen otros artículos y muebles. Para que el contenido de las bolsas también quede protegido, emplea cinta aislante para sellarlas.

Antes de entrar en la casa nueva

4. Pinta antes de mudarte.

Si has decidido dar a tu nuevo espacio una capa de pintura, no lo dudes: hazlo antes de colocar todas tus cosas. El motivo más obvio es que resulta mucho más fácil pintar una casa vacía que una llena de muebles.

5. Infórmate antes de contratar los servicios para tu nuevo hogar. 

En función de dónde esté ubicada tu futura vivienda, habrá más o menos opciones de proveedores de servicios, como la línea de teléfono o internet. Tómate el tiempo que necesites para preguntar e informarte bien antes de comprometerte con uno de ellos. También puede pasar que el área en el que vayas a vivir disponga de una peor cobertura de telefonía móvil y te veas en la situación de tener que contratar una línea de teléfono fijo, aunque en la antigua vivienda te apañaras perfectamente solo con un móvil.

Una vez dentro

6. Pon ‘comprar plantas’ al principio de tu lista de tareas pendientes:

Una vez en tu nuevo hogar, podría parecerte lógico aplazar la compra de nuevas plantas con el lío que tienes encima, pero es aconsejable convertirlo en una prioridad.¿Por qué?Para empezar porque las plantas de interior limpian el aire, lo cual es ideal si has utilizado pinturas o has instalado suelos con compuestos volátiles.Pero, por encima de todo, lo más importante es que las plantas harán que te sientas enseguida como en casa.

7. Cuenta con tener que hacer nuevas adquisiciones:

Por ejemplo, tal vez tu anterior cocina contaba con una enorme isla con un montón de espacio para preparar la comida y hasta taburetes para disfrutar del desayuno, pero la nueva presenta un gran espacio vacío justo en medio que pide a gritos una mesa y sillas de office.

8. Tira algunas cosas más incluso después de mudarte: 

A veces, algunas de las cosas que has decidido traerte a la nueva casa con el mayor convencimiento resulta que no encajan en el nuevo espacio como esperabas. Véndelas, regálalas a un amigo o, si realmente las tienes un cariño especial, quédatelas.Pero solo si dispones de espacio donde guardarlas.

9. Asúmelo: las crisis en tiempos de mudanzas son normales:

 Mudarse no es precisamente un camino de rosas y, muchas veces, no se hace por gusto.Significa dejar atrás amigos, familiares, escuelas y puestos de trabajo para iniciar una aventura desconocida.Aunque la nueva vivienda tenga una pinta increíble, las crisis emocionales y los momentos de agobio y estrés son una reacción totalmente natural ante un cambio tan grande en nuestras vidas.

10. Por último, date tiempo para acostumbrarte a la nueva situación:

Liberar un poco tu agenda y dedicar un tiempo a este período de adaptación puede ser muy necesario, sobre todo para las familias con niños. Regálate al menos una semana o dos para recuperar el aliento.

 

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *