La fianza de un contrato de arrendamiento.

La fianza de un contrato de arrendamiento no es para compensarla con las rentas pendientes.

Una fianza es una garantía, que busca asegurar el cumplimiento de una obligación.

 

La ley, ha clasificado a la fianza en tres tipos: convencional, legal y judicial.

 

La fianza convencional surge con la voluntad entre el acreedor y el deudor.

 

La fianza legal, es la impuesta por la ley, para asegurar el cumplimiento de una obligación.

 

La fianza judicial es la impuesta por una resolución judicial.

 

Los contratos de alquileres, están regulados por la Ley de Arrendamiento Urbanos publicado el 24 de Noviembre de 1.994, en el BOE número 282 de 25 de Noviembre de 1.994, modificados por la Ley 4/2013 de Medidas de Flexibilización y Fomento del Mercado del Alquiler de viviendas, de 4 de Junio de 2013, publicada en el BOE el 05 de Junio de 2.013.

 

En el título IV de las disposiciones comunes de la Ley de Arrendamiento Urbanos, el artículo 36, habla de la fianza.

 

Por tanto, la fianza en el arrendamiento de inmuebles, es una fianza legal, impuesta por la ley.

 

Y citando el artículo 36, en su apartado 1, indica que a la celebración del contrato, será obligatoria la exigencia y prestación de fianza en metálico en cantidad equivalente a una mensualidad de renta en el arrendamiento de viviendas y de dos en el arrendamiento para uso distinto del de vivienda.

 

Me gusta mucho el post del blog de Josept Térmens (abogado de arrendamientos) en el que indica para qué sirve la fianza:

 

La fianza la constituye el arrendatario o inquilino con el fin de garantizar el cumplimiento de las obligaciones contraídas al firmar el contrato de arrendamiento, que básicamente son las siguientes: pagar las rentas del alquiler y los gastos a que se hubiera obligado, reparar pequeños desperfectos que se produzcan en el inmueble por el uso del mismo, mantener el inmueble en el estado en que le fue entregado (salvo el normal desgaste provocado por el uso).

 

En una sentencia de la audiencia provincial de Asturias, Gijón, sec. 7ª, 408/2011 de 16 de Septiembre, deja bien claro la finalidad de la fianza:

 

Dice la sentencia: … la finalidad de la fianza, no es el compensarla con el pago de rentas pendientes al extinguirse el contrato, sino que se trata de una suma depositada en concepto de garantía para que el arrendador pueda resarcirse de los daños y perjuicios que el arrendatario puede haber causado en el inmueble arrendado y que excedan del normal deterioro por el uso.

Previous
Next

Comments are closed.