Blog

Últimas noticias

Consejos para mantener la seguridad de los niños en casa.

Consejos para mantener la seguridad de los niños en casa.

 

Los accidentes domésticos en niños pequeños es un tema de constante de preocupación para los padres.

Según diversas estadísticas, precisamente es en el hogar donde ocurren la mayoría de los accidentes que afectan a niños de hasta cinco años.

Por eso, es imprescindible establecer diferentes sistemas de seguridad para los más pequeños de la casa.

Tener una vivienda segura no es complicado.

Existen multitud de formas de adaptarla a las necesidades de los más pequeños de la casa.

Sólo hay que ser precavidos y pensar qué harían ellos, para anticiparnos a sus ideas y velar por su seguridad.

A continuación, vamos a proponer una serie de consejos que ayudarán a tu vivienda a estar preparada ante los planes que se les ocurra a tus hijos.

 

Protege a tus hijos.

 

Nunca dejar a los niños solos.

Es imprescindible que el pequeño esté siempre bajo la supervisión de un adulto y que, en caso de que nos ausentemos, que esto no ocurra durante un tiempo excesivo.

 

Puertas y ventanas seguras para los niños

Una puerta es el acceso a tu hogar y, por tanto, uno de los mayores peligros.

Es aconsejable contar con una cerradura que sea difícil de abrir o necesite una llave para ello.

Además, debería colocarse lo más alta posible en la puerta, para que no alcancen a meter la llave, en el hipotético caso que se hagan con ella.

De la misma manera, se suelen pillar los dedos al abrir y cerrar las puertas de paso, de armarios y cajones. Por esta razón, se propone colocar un sistema de seguridad como topes con el fin de evitar que se hagan daño.

Asimismo, es importante situar un punto de luz junto a la puerta para que, cuando se entre a la vivienda o habitación, no se pisen juguetes que estén tirados por el suelo y así evitar una futura caída o lesión.

Por otro lado, las ventanas son otro de los focos donde más accidentes se producen.

Coloca rejas para que los niños no puedan precipitarse, así como  cristales duros que sean difíciles de romperse, para evitar cortes o arañazos.

 

Las escaleras, un lugar peligroso.

Si nuestra casa tiene escaleras de acceso o está formada por más de un piso, debemos evitar que los pequeños suban y bajen las escaleras  sin la supervisión de los padres.

Debemos enseñarles que los descansillos no son lugares para jugar y que las escaleras se deben recorrer despacio y con buen pie. Podemos limitar el paso con una barrera.

 

 

La seguridad de los niños en el baño.

El baño diario es uno de los momentos favoritos de los niños desde que son bebés.

Les gusta pasar un rato disfrutando del agua caliente y de sus juguetes.

Pero hasta que empiecen a ducharse solos no debemos permitir que tomen un baño sin la supervisión de un adulto.

Resbalar en la bañera es muy sencillo y si son demasiado pequeños pueden encontrar dificultades para incorporarse.

Para ello, se recomienda el uso de alfombras adhesivas o la instalación de suelo antideslizante.

 

En la cocina, los niños nunca solos.

Cuando los niños son pequeños, pero ya caminan, la medida más eficaz es evitar que estén solos en la cocina. Además, debemos tomar una serie de medidas adicionales:

  • Colocar todos los detergentes en un lugar alto e inaccesible para ellos.
  • Poner topes en los cajones que contengan cuchillos, tijeras y otros elementos punzantes.
  • Empujar hacia la parte posterior de la encimera los utensilios que estemos utilizando. Así evitaremos que puedan tirarse encima cualquier preparación.
  • Evitar dejar las bolsas de plástico a su alcance.
  • Mantener siempre vigilado al menor mientras la placa de cocción esté funcionando, para evitar que se acerque a ella o pueda tocarla con las manos.

Jardín o exteriores.

Tener un jardín o terraza es perfecto para pasar tiempo con nuestros hijos al aire libre, pero no hay que dejarlos solos.

Pese a que los exteriores son lugares perfectos para jugar, pueden ser zonas que albergan grandes peligros.

En el jardín el elemento más peligroso, si disponemos de ella, es la piscina.

Nunca se deben dejar los niños solos en la piscina sin la vigilancia de un adulto y cuando no están en la piscina o ya no es época de baño considera la oportunidad de instalar un cerramiento o valla de acceso a la piscina .

 

 

Seguir muchos de estos consejos ayudarían a evitar este tipo de accidentes, pero en todo momento los pequeños de la casa deberían estar vigilados por un adulto, ya que la mayoría de los accidentes ocurren con pequeños descuidos o falta de vigilancia.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *